TORSION DE ESTOMAGO EN PERROS Síntomas y Como evitarla


TORSION DE ESTOMAGO EN PERROS Síntomas y Como evitarla

¿Qué es la torsión de estómago en perros?



La torsión de estómago se produce por una distensión del órgano, debida a la acumulación de gases y líquidos durante la digestión. El estómago aumenta progresivamente de tamaño y termina girando sobre su eje, impidiendo la salida de su contenido por vía intestinal. Se considera un proceso agudo cuya cifra de mortalidad oscila entre el 20-40% de los perros afectados.

Los alimentos y el líquido acumulado en el estómago del perro fermentan y producen gases, que no pueden ser evacuados por su vía normal hacia el intestino, ni por vía ascendente hacia el esófago y la boca (vómito). Esta imposibilidad de evacuación, va aumentando progresivamente la distensión gástrica. Adicionalmente, la torsión corta el riego sangúineo hacia el estómago, provoca necrosis gástrica (muerte de los tejidos) y afecta también a otros órganos adyacentes.La Torsión de estómago es una urgencia veterinaria, pues cuanto más tiempo pasa, la situación se agrava y el pronóstico empeora. Diagnosticada y tratada precozmente se puede solucionar.

Qué perros sufren torsión de estómago

La raza es un factor de riesgo asociado a esta enfermedad. Los perros que sufren torsión de estómago son principalmente los de razas grandes y gigantes, con cavidad torácica profunda como el San Bernardo, Gran Danés, Braco de Weimar, Boyero de Berna, perro de San Huberto, Pastor Alemán, lobero irlandés, Setter o el Dóberman.

Algunos perros de talla mediana también pueden verse afectados, como los perros Sharpei. ¿Puede ocurrir una torsión de estómago en perros pequeños? Si, aunque en general los perros de talla pequeña son menos propensos a sufrir torsión de estómago, razas como el Basset hound también han demostrado ser propensos a sufrirla. En este caso puede deberse a tener una cavidad torácica estrecha y profunda.

Algunos perros de talla mediana también pueden verse afectados, como los perros Sharpei. ¿Puede ocurrir una torsión de estómago en perros pequeños? Si, aunque en general los perros de talla pequeña son menos propensos a sufrir torsión de estómago, razas como el Basset hound también han demostrado ser propensos a sufrirla. En este caso puede deberse a tener una cavidad torácica estrecha y profunda.

En menor medida, la torsión gástrica puede afectar a todas las razas de perros, independientemente de su tamaño.

Síntomas de torsión de estómago en perros

Como saber si mi perro tiene dilatación gástrica. Debemos fijarnos en el comportamiento de nuestro perro y prestar atención a manifestaciones como intranquilidad, gemidos por el dolor, hinchazón abdominal, el perro mira a su abdomen o hacia el suelo, e intenta vomitar y no puede.

La exagerada dilatación del estómago comprime y altera el correcto funcionamiento de los órganos que rodean al estómago, y produce un gran dolor abdominal al perro. A menudo podremos ver a simple vista la exagerada hinchazón abdominal del perro, y si la tocamos, el perro da muestras de dolor. Pero si no es posible, otros signos de la torsión gástrica son:

Intranquilidad, el perro se muestra nervioso e inquieto. Puede jadear o mostrar dificultad para respirar. Esto lo produce la hipoventilación que causa la presión del estómago contra el diafragma. Intenta vomitar en vano, y a veces expulsa saliva o espuma color blanco. El perro fija su mirada en su abdomen o en el suelo Al tocar el abdomen del perro con dos dedos, se nota tenso y duro, y se puede escuchar un ruido similar a un tambor a causa de la retención de gases y dilatación.



 Si sospechas que tu perro pueda estar sufriendo esta dolencia aguda, acude sin perder ni un instante a tu veterinario y coméntale tus sospechas. La rapidez de su intervención es vital en estos casos para salvar la vida del perro.

Cual es la causa de la torsión gástrica canina

La torsión de estómago se asocia a una obstrucción del flujo de vaciado gástrico, pero se desconoce qué causa esta obstrucción. Se cree que la acumulación de gases estomacales podría provenir de la fermentación de hidratos de carbono durante la digestión, de aerofagia (ingesta de aire durante la comida), o de algunos procesos metabólicos.

El estómago del perro está sujeto por dos ligamentos que en ocasiones no son lo suficientemente fuertes como para sostenerlo. A causa de esto, si el estómago está dilatado, y además bascula demasiado (por movimientos bruscos, porque el perro salte, etc), es más probable que los ligamentos no puedan resistir la presión, y el estómago termine por torsionarse.

Se cree que realizar ejercicio justo antes o después de haber ingerido comida o gran cantidad de agua puede contribuir a la aparición de la torsión gástrica canina.

Factores de riesgo de la torsión gástrica en perros

Además de la raza del perro y la realización de ejercicio físico antes o después de comer, existen otros factores de riesgo que fomentan la aparición de la torsión de estómago. Entre otros:

Predisposición genética: si los padres o abuelos de un perro ya la han sufrido, las probabilidades de que un perro padezca la torsión aumentan. Perros senior: los perros de más de 6 años son más proclives a esta condición. Dieta del perro: los alimentos que sufren mayor fermentación bacteriana en el estómago, como los hidratos de carbono, son los que producirán más gases y favorecerán la dilatación del estómago. Forma de alimentarse: comer rápidamente e ingerir una gran cantidad de comida de una sola sentada, son factores de riesgo. Estrés: perros nerviosos y asustadizos y los que manifieste ansiedad al comer. Debilidad de los ligamentos que sujetan el estómago (ligamentos gastroduodenal y hepatogástrico). Perros con vómitos frecuentes Traumatismos Perros de sexo masculino

Todas estos factores pueden favorecer la aparición de la torsión gástrica, sin embargo aún no está claro el motivo por el que perros de la misma raza y condición, en algunos casos desarrollen la enfermedad, y en otros no.

¿Como prevenir la torsión de estómago en perros? Es importante rebajar la ansiedad por la comida, porque se cree que existe una relación entre la velocidad con al que un perro ingiere alimento y la dilatación de estómago. Por ello, intentaremos que nuestro perro esté tranquilo mientras come. Adidionalmente

Evitaremos que el perro realice ejercicio dos horas después de comer, ni si acaba de ingerir una gran cantidad de agua. Repartir la ingesta diaria de comida en dos o tres tomas, en lugar de una sola comida al día. De esta manera se evitan los atracones que llenan demasiado el estómago. Evitar el abuso de los alimentos que provocan una mayor fermentación en el estómago, como los carbohidratos. No colocar el comedero del perro en un lugar alto, ya que esto incrementa la cantidad de aire que se traga al comer (aerofagia). Simplemente colocaremos el comedero a ras de suelo, especialmente en las razas grandes. En caso de tener un perro que haya sufrido torsión gástrica, no debemos criar con él bajo ningún concepto, ya que sus cachorros tendrán una alta probabilidad de padecer también esta enfermedad. Lo mejor sería esterilizar a ese perro para evitar riesgos de que traspase sus genes a las generaciones futuras.

Si tu perro es muy ansioso cuando come, especialmente si pertenece a una raza de perros grande y glotona como puede ser el Boyero de Berna o el Pastor Alemán, puedes comprar un comedero dosificador que obliga al perro a comer más lentamente. Si no tienes acceso a ellos,

Puedes colocar en el comedero de tu perro una o dos bolas de petanca para lograr que coma más lentamente, puesto que tendrá que desplazar el peso de la bola para poder alimentarse. Este truco ralentizará al menos en parte la velocidad a la que puede ingerir la comida.

Torsión de estómago en perros tratamiento y cirugía

El tratamiento de la torsión gástrica debe aplicarlo el veterinario, y consiste primeramente en realizar una descompresión gástrica mediante catéteres intravenosos o sonda gástrica, para sacar todo el aire, alimento y contenido líquido del estómago.

Una vez estabilizado el animal, el siguiente paso del tratamiento de la torsión de estómago del perro es una cirugía para recolocar el órgano en su posición original, y si es necesario, proceder a retirar los tejidos necróticos (dañados o con células muertas). A continuación el veterinario finaliza la operación de la torsión gástrica fijando el estómago a la pared abdominal, para evitar futuras torsiones, aun en el caso de que el estómago vuelva a dilatarse.





Es una intervención quirúrjica de alto riesgo, y no todos los perros logran sobrevivir, pero hay que ser conscientes de que no existe otra alternativa si queremos salvar la vida de nuestro perro.

¿Te ha parecido útil este artículo? Compártelo en tus redes sociales y cuéntanos tus dudas o experiencias sobre este tema, más abajo, en los comentarios.

Comparte este post! 🙂

Otras publicaciones relacionadas