PORQUE LOS PERROS COMEN CACA, 8 motivos y soluciones!


PORQUE LOS PERROS COMEN CACA, 8 motivos y soluciones!



La coprofagia es el nombre técnico que se da al hábito de alimentarse de heces. Dependiendo del caso, distintos gourmets tienen distintas preferencias en su caca-menú:

Simple y llanamente… ¿ porque los perros comen caca ? ¿porqueee??Teorías hay muchas, lo malo es que pocas están demostradas ya que pocos estudios las respaldan. No obstante, te contamos los motivos que el sentido común y la experiencia nos muestra como los más probables:

Porque los perros comen caca | Conclusión:

Esta razón puede parecer estúpida pero no lo es en absoluto. En mi opinión, probablemente sea inclso el motivo más válido de todos los que suelen esgrimirse. Las heces son comida procesada en el interior de un ser vivo. Por este motivo las heces siguen oliendo a los componentes de las que están formadas -es decir, si comes pescado, en tus heces habra muchas trazas de pescado.

Por supuesto, no para los humanos, porque nuestro sentido del olfato es mucho más pobre que el de los perros, y nosotros cuando olemos excrementos simplemente sentimos asco y no llegamos a “adivinar” que alimento está ahi presente. Pero los perros gracias a su super olfato pueden identificar los restos de comida que quedan en los excrementos.

Por supuesto, no para los humanos, porque nuestro sentido del olfato es mucho más pobre que el de los perros, y nosotros cuando olemos excrementos simplemente sentimos asco y no llegamos a “adivinar” que alimento está ahi presente. Pero los perros gracias a su super olfato pueden identificar los restos de comida que quedan en los excrementos.

Un ejemplo. Si tu perro adora el pienso para gatos (adora su olor, su sabor, le gusta comerlo, intenta robarlo o revolcarse en él, etc) puede que alguna vez lo pilles comiéndose los excrementos de tu gato. Lo que probablemente esté haciendo tu perro es tratando de comer pienso para gatos, aunque sea “indirectamente”.

De esta manera las perras (imitando a las lobas) hacen desaparecer la suciedad de las madrigueras y evitan parásitos e infecciones y además eliminan rastros olfativos que otros depredadores podrían utilizar en la naturaleza para localizar el cubil de los cahorros y devorarlos.

Hay perros que se comen su propio excremento, Otros que comen excrementos de gato, Otros perros prefieren comer caca de vaca o caballo (en este grupo está mi perro) y lo más disgusting de todo… Los perros que comen popó humano (yyakkk!!).



 Esto se da sobre todo en los cachorros y perros jóvenes. A veces comen heces porque ven a su madre hacerlo o simplemente porque son curiosos, como los bebés humanos, y para explorar el mundo lo huelen y se lo llevan a la boca. Este comprtamiento generalmente ocurre de vez en cuando y desaparece solo, al cabo del tiempo.

Esta una idea que se baraja, y no está carente de sentido. Se cree que si un perro solo come el mismo pienso toda su vida y nunca jamás prueba nada más, debido a la monotonía y aburrimiento que eso le provoca, el perro podría querer probar sabores nuevos cuando tenga ocación -aunque sean caca de vaca o de gato, por ejemplo.

Otra teoría muy extendida es que algunos perros que comen excrementos lo hacen para “reciclar” nutrientes y obtener de las heces minerales, proteinas y otros nutrientes que la dieta que reciben normalmente no les aporta.

También puede ser que intenten “reciclar” nutrientes los perros que tienen un sistema digestivo débil o enfermo que le impide absorber bien y “a la primera” todas las proteinas, grasas y demás y por eso vuelven a comérselas, para terminar de aprovechar los nutrientes.

Este tema no está muy estudiado. Es decir, no sabemos a ciencia cierta que si a un perro le falta calcio por poner un ejemplo, vaya a ingerir heces con toda seguridad. No obstante lo que sí parece probable es que un perro que tiene hambre o deficiencias en su dieta, tenga más tendencia a comer excrementos que un perro que no esté hambriento.

Mi perro se come sus heces, (Como evitarlo)

Aunque vivan en un jardín, todos los perros necesitan atención, juegos y ejercicio regular (aunque solo sea un par de paseos al día). Si no tienen ejercicio y atención suficiente, tienen un exceso de energía, aburrimiento y ansiedad. Algunos perros para salir de ese estado de apatía o ansiedad inventan lo que parecen simples trastadas que en realidad son sus pasatiempos.

Esto no es lo más común, pero a veces puede pasar. Algunas enfermedades serias que afectan a los perros hacen que estos cambien su comportamiento y adquieran hábitos que antes no tenían.Uno de esos hábitos o “efectos colaterales” de la enfermedad, puede ser que un perro que antes actuaba normal, al estar enfermo comience a comer heces.

Debo castrar a mi perro (descúbrelo en 5 minutos!)

Por ejemplo se han descrito casos en que el síndrome de Cushing ha llevado a algunos perros a comer excrementos (este síndrome que tambiéln pueden sufrir los humanos hace que por un fallo interno, el organismo produzca demasiado cortisol). Otras enfermedades que podrían llevar a un perro a ingerir heces son parásitos internos o enfermedades digestivas serias.

No obstante las enfermedades graves que lleven a un perro a la coprofagia también ofrecen muchos otros síntomas, y es más probable que te des cuente de que algo va mal a través de esos otros síntomas. En caso de sospecha, acude a tu veterinario y cuéntale lo que has observado para que él pueda llevar a cabo un examen de tu perro o las pruebas pertinentes.

Esta es otra teoría, y dice lo siguiente. Se cree que este comportamiento vendría heredado del lobo y consistiría en comer heces de caballos, jabalíes, cabras u otros herbívoros.





Así, al comer excrementos de herbívoros los lobos (y los perros como sus herederos) lograrían exudar parte del olor de dichos herbívoros, que son sus presas naturales. De este modo, para ellos sería algo más fácil mimetizarse y no ser descubiertos por sus presas tan fácilmente a la hora de prepararse para una emboscada de caza. Sería un modo de lograr camuflaje olfativo a la hora de cazar, a través de ingerir heces de los herbívoros que precisamente son sus presas naturales.

Comparte este post! 🙂

Otras publicaciones relacionadas