Mi Perro No come Pienso ¡SOLUCIÓNALO FÁCILMENTE!


Mi Perro No come Pienso ¡SOLUCIÓNALO FÁCILMENTE!

Mi perro no come pienso porque está aburrido, dale variedad:



Puede haber diferentes motivos en relación a que un perro que antes sí comía sin problemas, de repente no quiera comer su pienso. Entre las razones más habituales de este cambio de actitud hacia su comida, podemos encontrar:

A veces un perro no quiere comer pienso porque ya está soberanamente aburrido de comer siempre lo mismo. Si tienes un perro y has decidido darle de comer única y exclusivamente pienso (bolitas o balanceado, es lo mismo), déjanos decirte que esa no es la mejor opción. Por un lado, basar la dieta de un animal en un único alimento, fabricado por el hombre, no es buena idea. ¿Por qué? Porque además de aburrir su paladar (reconoce que a ti no te gustaría comer siempre un único alimento, durante toda tu vida), es fácil que a largo plazo le acaben faltando nutrientes y oligoelementos que se encuentran en los productos naturales, y esto puede terminar por afectar negativamente su salud.Piensa que los perros llevan unos 30 mil años con nosotros, comiendo comida natural, y tan solo 20 ó 30 años comiendo nuestros productos manufacturados, es decir, el pienso.

Mi perro no quiere comer pienso porque es de mala calidad

¿Como se soluciona esto? Simplemente ofrece pienso a tu perro, pero compleméntalo con comida natural que le prepares tú mismo. Si necesitas inspiración, puedes ver este video tutorial sobre como preparar comida casera para perros, tu mismo, paso a paso.

Eso sí, no mezcles la comida casera con el pienso en el mismo plato, porque no es sano. Lo correcto es separar ambos productos en diferentes ingestas. Por ejemplo, puedes dar a tu perro pienso por la mañana, y comida natural por la tarde. O bien, pienso los lunes, y comida natural los martes.

Eso sí, no mezcles la comida casera con el pienso en el mismo plato, porque no es sano. Lo correcto es separar ambos productos en diferentes ingestas. Por ejemplo, puedes dar a tu perro pienso por la mañana, y comida natural por la tarde. O bien, pienso los lunes, y comida natural los martes.

Hay muchos tipos de pienso diferentes. Algunos son de muy alta calidad, ricos en nutrientes naturales y tienen buen sabor. Otros en cambio, de gama más barata, son de peor calidad, de peor valor nutricional, y además suelen tener un sabor menos gustoso para el perro.

Mi perro no come pienso ¿por qué?

Si tu perro únicamente come pienso barato, y notas que ya lo rechaza, trata de comprar un pienso un poco mejor. Nosotros siempre recomendamos comprar el pienso de mejor calidad que nos podamos permitir, ya que la calidad de un buen pienso impacta muy positivamente en la salud del perro, y a la larga se acaba ahorrando en tratamientos veterinarios.

Esto les pasa a algunos perros, especialmente si no realizan actividad física (no caminan, no pasean lo suficiente y no corren ni juegan cada día). También es algo común en perros que tienen libre acceso al pienso 24 horas al día. Es decir, que si quieres que tu perro tenga buenos hábitos a la hora de comer, no le dejes su comedero lleno todo el día para que coma a voluntad.

El perro está aburrido del pienso No come pienso porque es poco apetecible o de baja calidad El perro no come pienso porque no tiene hambre A veces los perros no comen pienso porque están enfermos, tienen fiebre o tienen parásitos.



 La solución a esto, es simple. Es mejor acostumbrar a los perros a comer solamente a ciertas horas fijas (mañana, tarde, y noche, por ejemplo), y tener la comida disponible por un tiempo limitado (unos 20 minutos cada vez son suficientes). Además, fomenta que tu perro haga ejercicio cada día, camina con él para que se mantenga en forma, queme energía y además desarrolle y ordene su apetito.

Mi perro no se come el pienso porque no tiene hambre

Este caso es diferente de todos los anteriores. Debes prestar atención al comportamiento de tu perro, al margen de que no coma, para ver si encuentras indicios o signos que te indiquen que tu perro pudiera estar enfermo. Cuando un perro está mal de salud, si por ejemplo, tiene fiebre, uno de los primero síntomas comunes a muchas enfermedades es la pérdida de apetito.

La falta de apetito repentina, cuando el perro antes comía bien, y la diarrea pueden ser pistas que indican esta enfermedad. Desde que tenga parásitos intestinales, hasta enfermedades más serias, tales como el moquillo canino o el parvovirus. Puedes leer en los links anteriores cuales son los otros síntomas de estas enfermedades comunes, que sin tratamiento, son mortales para el perro. Cualquier perro puede sufrir este tipo de enfermedades, pero sobre todo afectan a cachorros jóvenes, y perros no vacunados.

¿Como debo actuar en estos casos? Si notas que tu perro no quiere comer de repente, y más aún si observas otros síntomas como vómitos, falta de energía, letargo, diarrea o fiebre, debes acudir a tu veterinario sin perder tiempo. De este modo, él podrá realizar algunos análisis a tu perro, y darte un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Mi perro no come pienso porque está enfermo

Además de todo lo que hemos comentado anteriormente, existen algunos trucos para hacer que un perro coma su pienso. La idea es enriquecerlo un poco, y lograr que su olor sea más atractivo para el perro. Como sabeís, los perros tienen una nariz muy fina (mucho más que la nuestra), y de hecho, el sentido del olfato es el más importante para los perros. Pero antes, queremos deciros algo,

Dicho esto, vamos a ver como podemos enriquecer el pienso de perro para que éste se lo coma más feliz. No utilices todos los días la misma forma de enriquecer el pienso, sino que mejor, vete variando, para que los distintos sabores y olores estimulen el apetito de tu perro. Además, cada complemento que añadimos, tiene distintos nutrientes, y es una buena manera de aportar algunos suplementos naturales a la dieta de tu perro.

No es bueno mezclar pienso para perros con comida natural en la misma ingesta. Tan solo es aceptable si el pienso supone la mayor parte del plato, y el ingrediente natural tan sólo es un 5 ó 10% del total. Es decir, debemos utilizar cantidades muy pequeñas de comida natural, si la queremos mezclar con el pienso.

Como en el caso anterior, debes desmigar muy bien la sardina o el atún, antes de incorporarlo al pienso. De esta manera, para el perro será muy difícil separar ambos componentes. Si puedes, escoge latas de sardinas o atún bajas en sal; son más sanas.

No hace falta que utilices siempre el mismo queso, sino que puedes ir variando un poco entre distintos tipos. Puedes añadir un poco de queso en polvo, queso curado rallado, o queso fresco bien aplastado y desmigado, ayudándote de un tenedor. Integra bien, para que todo el pienso huela a queso, y tu perro se vuelva loco con ese olor natural.





Ambos aceites son muy sanos y recomendables en la dieta de nuestros perros. Utilizados como complemento ocasional, y siempre que sean de buena calidad (aceites vírgenes prensados en frío), estarás mejorando la salud de tu perro con este sencillo gesto.

Comparte este post! 🙂

Otras publicaciones relacionadas