HAZTE ESTAS PREGUNTAS ANTES DE ADOPTAR UN PERRO


HAZTE ESTAS PREGUNTAS ANTES DE ADOPTAR UN PERRO



A veces visitamos una perrera o un refugio y se nos parte el corazón. Querríamos llevarnos todos esos peluditos a casa y darles una vida mejor. Pero, recuerda que no son juguetes y te necesitarán para toda la vida, y hay que planteárselo seriamente. Así que te hemos preparado unas preguntitas para ayudarte a reflexionar y comprobar si estás listo para tomar la decisión. Si no estás convencido al 100% nuestro consejo como amantes de las mascotas es… ¡no tengas una, nadie te obliga! Hazte estas preguntas antes de adoptar un perro:

Adoptar o comprar un perro es algo serio, que implicará mucho tiempo, dedicación y dinero, y que requiere de un compromiso que puede durar hasta 15 años, o incluso más. El hecho de que estés pensando adoptar indica que eres una persona concienciada que se preocupa por el bienestar animal, sin embargo, antes de lanzarnos a la aventura de adoptar (o comprar) un animal, no deberíamos guiarnos sólo por la emoción, la empatía o la pena momentáneas.

Los refugios y protectoras de animales están llenos de perros y gatos que una vez adoptados, son rechazados y devueltos con una lista interminable de excusas y justificaciones. Tenemos que ser responsables y evitar esto, así que te ayudamos a plantearte seriamente algunas cosas.

Piensa bien tu motivación real, y comprueba que realmente parte de tu propio deseo interior. No te dejes llevar por la moda, porque tus amigos ya lo han hecho o porque tus hijos quieren un peluchín que se mueve. El responsable último serás tu, y de ti debe partir una motivación real.

Piensa bien tu motivación real, y comprueba que realmente parte de tu propio deseo interior. No te dejes llevar por la moda, porque tus amigos ya lo han hecho o porque tus hijos quieren un peluchín que se mueve. El responsable último serás tu, y de ti debe partir una motivación real.

Tener un perro supone un gasto. Tendrás que comprar su pienso o su comida y llevarlo al menos una vez al año al veterinario, si todo va bien. Tendrás que pagar sus vacunas, y si cae enfermo o se da cualquier accidente (imagínate, puede comerse un cristal, o caerse y romperse una pata) eso supondrá un coste adicional. Considéralo. Además deberás cumplir con la normativa, en cuanto a colocación obligatoria de microchip, obtención de licencia en caso de que sea una raza potencialmente peligrosa, etc.



 

Antes de decidirte a adoptar un perro, debes tener en mente que cada raza o tipo de perro tiene unas características propias, tanto físicas como en los rasgos de su carácter (puedes echar un vistazo a nuestra sección de razas para una primera toma de contacto).

Aunque el perro que te gusta sea mestizo, seguramente tenga mezcla o parte de alguna raza que sí puedas identificar para guiarte un poco. Algunos perros necesitarán poco ejercicio, en cambio otros como las razas de trabajo, pastores, boxers, huskys, terriers, etc. necesitarán mucho ejercicio y largos paseos a diario para mantenerlos tranquilos y equilibrados.

Una buena idea es pedir información al albergue o protectora de la que vayas a adoptar, para que te guíen sobre la personalidad de cada perro. Ellos conviven a diario con los perros que cuidan, pasan mucho tiempo con ellos y conocen las virtudes y defectos de cada uno y pueden asesorarte en tu adopción. Sé sincero respecto a lo que buscas y cuenta con ellos para asesorarte.

Tendrás que tener en cuenta si el tamaño de tu vivienda es adecuada para la raza o tipo de perro en el que estás pensando. Ten en cuenta que algunas razas pequeñas pueden requerir mucha actividad física para poder estar tranquilos, por ejemplo los terrier. Y viceversa, hay razas grandes pero de carácter calmado que estarán felices de pasarse el día tumbados en tu sofá. Antes de adoptar o comprar, te recomendamos que leas e investigues un poco. Otra cuestión que te debes plantear es con quien dejarás al perro cuando te vayas de vacaciones, o si podrás permitirte pagar una guardería canina en caso de que tus conocidos no puedan hacerse cargo esos días.

Imagínate que adoptas una perrita de un refugio, salvándole la vida y le proporcionas un hogar feliz en el que crecer. Al cabo de unos meses entrará en celo, te darás cuenta cuando los perritos de tu vecindario la empiecen a seguir, muy interesados. Lo más recomendable para no tener disgustos es que esterilices a tu perrita (o perrrito).

Imagínate que no lo haces y en un descuido tu perra sale al parque y se queda preñada. ¿Cuál sería el paso siguiente? ¿Volver al refugio, pero esta vez para dejar 5 cachorros?

Si hiciéramos eso, nuestra buena obra inicial (la adopción) en verdad no habría servido más que para generar 5 nuevos problemas. Por este motivo, sé responsable y cuando adoptes (o cuando compres, pero no vayas a dedicarte a la cría de una raza concreta) apuesta por la esterilización de los perros, así evitaremos que nuestros amigos se reproduzcan de manera incontrolada.





Aunque te haya parecido una lista larga de preguntas, te aseguramos que no es nada exagerado. Cuando te das una vuelta por los refugios, muchos de los animales que ves son nacidos de dueños irresponsables que no castraron a sus mascotas, pero un porcentaje muy significativo son mascotas que ya fueron adoptadas en su día y que han sido devueltas, como si fuesen un electrodoméstico o un traje. Aunque para los que amamos los animales el cariño, amor, lecciones de vida, risas, y diversión que ellos nos dan compensa con creces el trabajo que supone cuidarlos, NO SUBESTIMES LA RESPONSABILIDAD QUE IMPLICA TENER UNA MASCOTA. En definitiva, ¡esta sí que debe ser una unión para toda la vida!!

Una buena idea antes de adoptar un perro, si no tienes las cosas claras es ser Casa de Acogida temporal, porque no es necesario qeu te comprometas a largo plazo. (En el link antrior te explicamos qué son y como funcionan).

Comparte este post! 🙂

Otras publicaciones relacionadas