GIARDIA EN PERROS Síntomas y Tratamiento


GIARDIA EN PERROS Síntomas y Tratamiento

Giardiasis en perros :



Las giardias en perros, también llamada giardia o giardiasis es una enfermedad causada por el parásito Giardia lamblia, giardia intestinalis o duodenalis.

Este parásito es importante tratarlo cuanto antes, ya que si tardamos mucho tiempo en hacerlo puede convertirse en une “pequeña maldición”, que una vez instalada, no es tan fácil de eliminar a la primera (sobre todo si tienes varios perros en casa o trabajas en un albergue de perros donde muchos viven juntos).La giardia es un protozoo flagelado que vive como parásito en el intestino del perro, pero puede afectar también a otros animales, entre ellos gatos y humanos.

Giardia en Perros Síntomas – Giardia lamblia sintomas :

Las giardias son unos seres bastante curiosos de observar, solo visibles al microscopio. Se dice que son flagelados, porque tienen unos “pelitos” (flagelos) que se mueven en su exterior, para lograr desplazarse dentro del líquido intestinal del perro. Mira este video tomado por un veterinario, de una giardia al microscopio:

Lambliasis, Giardasis o giardosis es el nombre de la infección que causan las giardias perros. Digamos que giardia es el protozoo, y giardiasis es la enfermedad o patología que provocan, una vez instaladas en el intestino.

Giardia en perros ¿qué son?

Una medida efectiva para prevenir giardias, es ofrecer siempre a tu perro agua fresca y limpia y no dejar que beba agua de cualquier lugar, como el suelo, o los charcos.

Contacto oro-fecal, es decir mediante contacto con heces de otro perro infestado de giardias. Un perro debe lamer o llevarse a la boca una pequeña parte de las heces contaminadas de otro perro (por ejemplo, si comparten el mismo parque o el mismo jardín). Cachorros pueden contagiarse en contacto con las heces de su madre Contagio por beber agua contaminada con giardias Las giardias también pueden estar en el pelo de la zona anal del perro. Lamer esta zona también puede resultar en contagio de giardiasis. La giardiasis canina puede contagiarse por compartir espacios comunes contaminados, tales como mantas, habitación, mismo patio de juegos, o compartir juguetes.



 ¿Como saber si un perro tiene giardias ? En ocasiones esta enfermedad no da síntomas, pero muchas otras veces sí. Sintomas de giardiasis en perros:

Giardiasis en perros ¿como les afecta?:

Con toda esta info, si sospechas que tu perro tiene giardias, lleva una muestra de heces al veterinario para que la analice. Si utiliza el método más tradicional (tratar de ver la giardia al microscopio), no siempre será capaz de detectarlas en la muestra, aunque tu perro esté infestado.

Sin embargo, hoy en día hay métodos mucho mejores para detectar la giardia en perros. Lo más fiable es enviar una muestra de heces al laboratorio, y que realicen una prueba específica de giardiasis, donde se buscan antígenos del protozoo o material genético (ADN de la giardia).

La giardia y daña el cuerpo del perro. No tanto porque se “coma su comida” en el intestino, sino porque daña al propio intestino del perro para nutrirse.

¿Un perro puede morir por giardia?

El protozoo giardia se adhiere a unos vellos microsópicos que hay en el intestino del perro mediante la acción mecánica de dos discos que tiene en su parte inferior. Al adherirse al vello intestinal las giardias, lo deterioran y acaban haciendo que funcione mal.

Diarrea crónica o intermitente (días sí y días no). Diarrea que puede llegar a ser líquida y a veces es intermitente. Heces con mucosidad, viscosas, o con tonos más amarillentos o blanquecinos en algunas zonas Heces muy malolientes Heces del perro con sangre Dolor abdominal Flatulencias con peor olor del normal Pérdida de peso y apatía (incluso si el perro come bien, pierde peso) Algunos pierden el apetito (anorexia) Naúseas

Básicamente, con la infestación, el intestino del perro se vuelve incapaz de absorber bien los nutrientes que le llegan porque queda “deformado” por la giardia. Así, las grasas se absorban mal en el tracto intestinal, y por consiguiente algunas vitaminas liposolubles como A, B, E y K tampoco se absorben correctamente.

Si no se recibe tratamiento, y se deja que la diarrea del perro continúe por semanas o meses, las giardias siguen su proceso de reproducción e invasión del intestino del perro. Además de falta de nutrientes, a medio plazo, las giardias provocan anemia en el perro y otras complicaciones. Por ello, no conviene retrasar el tratamiento veterinario, ya que si esperamos solo lograremos tener que tratar más enfermedades: las giardias, más todos los problemas que se puedan derivar de ellas, como la mencionada anemia.

Giardia trofocito: que es el protozoo con los flagelos que se mueven, y van “nadando”, comiendo y reproduciéndose dentro del intestino (parece un pececito). Giardia quiste: esto es un invento muy sofisticado de las giardias y otros microparásitos para asegurar su supervivencia fuera del perro que los hospeda durante meses. Como el trofocito es muy frágil y en el exterior muere rápido, el trofocito se puede convertir en un quiste, que es una forma sin flagelos y con un caparazón duro.

Para realizar el tratamiento de giardiasis en perros es necesario que acudas a tu veterinario, para que te asegure en su diagnóstico que son giardias y no otro parásito.

Las giardias deterioran el vello intestinal y el proceso de absorción de nutrientes en el intestino del perro.

La Giardia afecta a los humanos:

Una vez seguros, él te recetará antibióticos, jarabes o pastillas contra la giardia.

El medicamento más tradicional que se usaba en el tratamiento de giardia en perros es el antibiótico metronidazol. También se utilizan otros medicamentos como el Panacur, una pasta blanca que se adminsitra por vía oral.





El tratamiento puede durar desde 6 días hasta 2 semanas (e incluso más), según decida tu veterinario. Hay que ser muy constante administrando los medicamentos, ya que si interrumpes el tratamiento, estos protozoos pueden volver a hacerse fuertes y reiniciar su proceso de colonización. Igualmente, si suspendemos el tratamiento antes de tiempo, podemos favorecer que estos parásitos se vuelvan cada vez más resistentes a la medicación, haciendo que las sucesivas rondas de tratamiento sean cada vez más difíciles.

Incluso siguiendo el tratamiento de modo correcto, un porcentaje de perros se pueden volver a reinfectar. Así que en cuanto sospeches de giardiasis en tu perro, tómatelo en serio y acude a tu veterinario cuanto antes!

Comparte este post! 🙂

Otras publicaciones relacionadas